Calefacción económica:
las soluciones de pellet para ahorrar

El pellet es un combustible que permite calentar la casa de forma más conveniente y económica. Cuesta un 25% menos que el gas natural y 2 veces menos que el gasóleo para calefacción. Además, su precio se ha mantenido bastante estable con el paso del tiempo, con un ligero aumento debido a la demanda creciente, pero nada que pueda compararse con los aumentos drásticos y con las oscilaciones de precio que han afectado a los combustibles fósiles.

Pero, ¿cuáles son las soluciones de pellet para calentar la casa de forma más conveniente? Existen diferentes alternativas que deben valorarse con atención según la propia situación de partida y la inversión que desea realizarse.

Una pequeña estufa de pellet para ahorrar

En algunos casos, es suficiente una estufa de pellet por aire para asegurar un calor más confortable y uniforme y un ahorro en la factura de la calefacción. Una estufa de 6-8 kW puede ser suficiente para mantener caliente una parte de la casa, por ejemplo, aquella donde se pasan más horas durante el día, dejando a la caldera tradicional el trabajo de calentar el resto de las habitaciones y el agua sanitaria.

Algunas estufas, como los modelos canalizados, permiten calentar varias habitaciones a la vez, canalizando el calor a través de las tuberías de pared. El coste inicial será ligeramente más alto, considerando también un trabajo de instalación algo más complejo, pero la calefacción seguirá siendo más conveniente.

Con este tipo de estufas, se puede calcular un ahorro superior a los 220 euros al año en caso de que la estufa de pellet se utilice para sustituir una instalación de gas natural; algo menos de 800 euros al año en caso de sustituir una instalación de gasóleo y más de 1.200 euros al año en caso de sustituir una instalación de GLP (datos Aiel, Associazione Italiana Energie Agroforestali [Asociación Italiana de Energías Agroforestales], calculados teniendo en cuenta una casa de 150 metros cuadrados con aislamiento medio y 12 MWh de demanda térmica primaria, equivalente a un consumo anual de 1.200 Nm3 de gas natural, 1.200 litros de gasóleo, 2.550 kg de pellet).

Una estufa iddro para toda la instalación

Con una inversión inicial mayor, una termoestufa de pellet es el sistema mejor para obtener una calefacción económinca. De hecho, permite calentar con el pellet toda la instalación, tradicional con radiadores o también de suelo. De hecho, la estufa idro ha sido proyectada para intercambiar calor con el agua de la instalación y garantizar una calefacción uniforme y confortable en toda la casa.

En este caso, el ahorro es aún más consistente. Si tomamos como ejemplo una casa de 160 metros cuadrados, de clase energética E, eligiendo una termoestufa en lugar de una caldera de gasóleo, el coste total de la calefacción se reduciría el 50%, con un ahorro de unos 2.700 – 2.800 euros al año (nuestra simulación se basa en los datos Aiel, Associazione Italiana Energie Agroforestali, correspondientes al coste de la energía primaria en Italia).

Cabe recordar que las termoestufas con mayor potencia, combinadas con el kit específico, pueden producir incluso agua caliente sanitaria, sustituyendo así la caldera de combustible fósil. Otro paso más para prescindir de la caldera incluso en verano es la instalación de colectores solares, que, en verano, garantizan solos abundante agua caliente; durante los días soleados de inverno, se combinan con la estufa para mantener en temperatura la instalación de calefacción.