¿Por qué elegir una chimenea de gas?

Las chimeneas de gas parecen ser la solución ideal para un tener un hogar fácil de instalar y de gestionar. La instalación es más sencilla y rápida, la llama puede regularse con un cómodo mando a distancia, no se crean residuos de cenizas ni de hollín y no es necesario tener reservas de combustible.

Como podemos ver, las ventajas parecen ser muchas, pero ¿es realmente así?

¿La chimenea de gas se instala sin conducto de humos?

En algunas situaciones, gracias a sus ventajas de instalación, la chimenea de gas se considera una alternativa válida a la chimenea de leña. De hecho, la chimenea de gas tiene una dimensión total y un peso contenidos y necesita un conducto de humos con un diámetro más pequeño que el de las chimeneas de leña. Además, la chimenea de gas toma el oxígeno de combustión del exterior, mediante el sistema de la chimenea concéntrica, por lo que no se necesitan otras tomas de aire en la habitación donde se instala.

Sin embargo, no es verdad que la chimenea de gas se pueda instalar sin un conducto de humos. Tal como cualquier producto que funciona con combustión, siempre es necesario eliminar correctamente los humos a través de un conducto de humos que cumpla con las normas.

¿Conviene comprar una chimenea de gas?

Las chimeneas de gas son muy cómodas y fáciles de usar, pero tienen algunas desventajas que hay que conocer.

La llama

La llama de la chimenea de gas está diseñada para crear un efecto visual agradable, pero no se puede comparar con la belleza del fuego natural de la leña.

El precio

Para las mismas horas de uso, el coste del combustible para las chimeneas de gas es mucho más alto que para las chimeneas de leña o de pellet.

La capacidad de calefacción

Con respecto a la capacidad de calefacción, la chimenea de gas nunca alcanzará una gran eficiencia y, por tanto, debe considerarse más como un objeto de decoración que como un elemento de calefacción.

La duración a lo largo del tiempo

Las chimeneas de gas están sujetas a un desgaste más rápido que las estufas o chimeneas de leña, las cuales, si se utilizan correctamente, seguirán calentando sin problema durante mucho tiempo.

La instalación

La instalación de las chimeneas de gas es sencilla, pero debe ser realizada por un técnico cualificado, además, se debe realizar una revisión al menos una vez al año, al igual que para las chimeneas de leña o de pellet.

¿Chimenea de gas o de leña?

En definitiva, las chimeneas de gas son adecuadas para quienes quieren experimentar el placer de un hogar, pero no tienen grandes necesidades de:

  • calefacción;
  • el placer de la llama.

 

En cambio, cuando es necesario calentar de verdad, es mejor escoger otro tipo de productos, como las chimeneas de leña o las chimeneas de pellet, que combinan el placer del fuego natural y una eficiencia de calefacción sin comparación.

 

Con un único producto, se pueden calentar espacios amplios o varias habitaciones de la casa al mismo tiempo, aunque estén en diferentes plantas, lo que se traduce en un gran ahorro en la factura de la calefacción.

¿Le gustaría saber más sobre soluciones de leña?

DESCARGA EL CATÁLOGO Y ENCONTRARÁ:
  • las fotografías más bellas de chimeneas;
  • una explicación clara y sencilla de las principales tecnologías;
  • una lista de los datos técnicos principales.

DESCARGA EL CATALOGO

link